Agricultura de Precisión: La tecnología aplicada a la agricultura ha llegado para quedarse

02 Julio 2018 | Blog
array(4) { ["token"]=> string(32) "iv2jfzuchoyb70b1a0sn8xh65ql575ud" ["user"]=> string(0) "" ["location-teyme"]=> string(2) "es" ["lg-teyme"]=> string(2) "es" }

Agricultura de Precisión


La digitalización de la industria agroalimentaria es una prioridad de la política agrícola europea para los próximos años. El compromiso es obligado porque las estimaciones indican que la población mundial alcanzará los 9.500 millones de personas en 2050 y porque las sociedades avanzadas exigen cada vez más un mayor respeto por el entorno y los recursos naturales. Es decir, las nuevas herramientas digitales deben estar dirigidas también hacia modelos de producción sostenible.


Con el siglo XXI ha llegado la era de la información, que abre una doble vertiente: la obtención y la gestión de los datos. Los últimos avances tecnológicos, como el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y el Análisis de Datos (Data Analytics) -incluido el Big Data- convierten la cadena alimentaria en un proceso del que se tiene información en todo momento y en cualquier punto: lo que hasta hace poco conocíamos como Agricultura de Precisión, concepto acuñado en el siglo XX enfocado a mejorar la eficiencia y la rentabilidad de las explotaciones agrícolas, deja paso a la Agricultura Inteligente (Smart Farming).


Eso sí, es fundamental que la obtención de información y análisis de la información recopilada (Big Data) sean tareas asequibles y accesibles para el agricultor, que finalmente es quien debe tomar las decisiones y no suele ser un experto en tecnología. Si además es empresario -como lo son la mayoría en España- el control de costes será otra de sus prioridades.



Tecnología aplicada a la agricultura


La tecnología aplicada a la agricultura ha llegado para quedarse en muy distintos campos de actuación. Ya se utilizan sistemas de teledetección apoyados en imágenes satelitales para el análisis de terrenos y mejora de los rendimientos. También han surgido apps capaces de ofrecer informaciones muy diversas o plataformas con modelos predictivos de enfermedades que afectan a ciertos cultivos.


En el campo de la pulverización, los datos obtenidos sirven de base para realizar aplicaciones de producto con dosis variables y control de tramos, según el estado fenológico del cultivo. Surgen sistemas de control de insumos que evitan la superposición de semillas y fertilizantes, regulando la altura de los brazos de aplicación.


Pero ¡cuidado!: no vaya a ser que para proteger el cuerpo dejemos los pies al descubierto. Se debe vigilar la deriva, que es la emisión de producto fitosanitario fuera del área de aplicación como consecuencia del viento, que puede llegar a superar el 50% del volumen de producto aplicado, según el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA).


Si nos referimos a Agricultura de Precisión, no hay que descartar para un futuro no muy lejano la proliferación de soluciones dirigidas precisamente a eso: a la búsqueda de la mayor precisión, siempre con una producción sostenible.


En cualquier caso, el éxito del tratamiento dependerá del control que se tenga sobre los parámetros críticos. La tecnología aplicada a la agricultura que ayude a los profesionales a ampliar la información y visualización favorecerán la posibilidad de reducir, o incluso evitar, problemas de orden mayor.


Articulos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.  Aceptar