¿Cómo funciona un atomizador? Su funcionamiento paso a paso

22 Julio 2021 | Blog
array(4) { ["token"]=> string(32) "c5e6ywmvpnfb1mgzcb4vnsob5d2q3iny" ["user"]=> string(0) "" ["location-teyme"]=> string(2) "es" ["lg-teyme"]=> string(2) "es" }

En el ámbito de la agricultura, el atomizador es una herramienta indispensable para la protección de cultivos. Para quienes se planteen adquirir atomizadores nuevos, es importante conocer cómo funcionan, sus características y funcionamiento, las partes que los componen y para qué se utilizan. 


¿Qué es un atomizador agrícola?


El atomizador es una máquina que se destina a pulverizar líquidos, generalmente fitosanitarios, que van a prevenir plagas y toda clase de enfermedades en los cultivos. Con él se pueden tratar diferentes tipos de plantaciones, como frutales, viñas y hortalizas, entre otros.

En Teyme, diseñamos específicamente cada máquina para ciertos tipos de plantación. De esa forma, la aplicación es 100 % eficaz en cada caso, garantizando una mayor productividad si el atomizador a utilizar se elige correctamente.


¿Cómo funciona un atomizador?


Para conocer el mecanismo de un atomizador, lo mejor es ver las partes fundamentales que lo componen:

1) Hélice: Produce aire que es insuflado, de manera que transporta las gotas del producto fitosanitario que penetrarán en el cultivo. Las hélices requieren mucha energía para moverse, por lo que lo ideal sería adquirir una máquina que cuente con unas de bajo consumo y alta productividad.

2) Deflector: Es el que se encarga de organizar la distribución del aire y presenta diferentes formas: radial, helicoidal, etcétera. 

3) Bomba: La bomba se encarga de la impulsión de líquido desde el tanque hasta los pulverizadores. En función de los litros con los que se desee dosificar, del marco de plantación y de la velocidad de tratamiento, necesitaremos una dimensión de bomba u otra. Además, la bomba también se encarga de la agitación en el depósito, creando movimiento para remover el líquido y evitar que se estanque.

4) Embrague: Emplea la fuerza centrífuga para transmitir el movimiento de forma suave, lo cual resulta una ventaja para la durabilidad del equipo.

5) Multiplicador: Es el encargado de maximizar las vueltas de la hélice sobre las revoluciones de la toma de fuerza.

6) Pulverizadores: Los pulverizadores, también llamados jets, son los que administran el líquido cuando sale. Están situados en hileras en la zona de los arcos del equipo de aire. El número de pulverizadores varía dependiendo del modelo de atomizador. En su extremo se encuentra la boquilla desmontable que permite calibrar el tipo de pulverización.

7) Depósito: Es el componente de mayor tamaño y contiene el líquido fitosanitario. Los atomizadores profesionales pueden portar desde 200 hasta 4.000 litros. Es importante que cumplan con la normativa CE y que el vaciado de producto sea total.


¿Cómo se utiliza un atomizador?


El atomizador se mueve remolcado por un tractor y va avanzando a lo largo de los cultivos. Aplica de manera controlada el tratamiento fitosanitario, por lo que hay que calcular bien las necesidades según las características de cada plantación. Hay que tener en cuenta que en los giros puede haber algún enganche con el tractor, por lo que hay que prestar atención a estas maniobras y operar con cautela. Existen atomizadores con diferentes grupos de aire, con mayor o menor caudal y con mayor o menor presión, para poder tratar tanto árboles de pequeñas dimensiones como los árboles de gran porte, para los que existen incluso atomizadores diseñados a medida.


Conocer cómo funciona un atomizador es fundamental a la hora de adquirir uno. Se debe escoger el más adecuado para el tipo de cultivo que se vaya a tratar.

Ha de recordarse la importancia de la calidad del aire para que exista máxima penetración. Igualmente, se tiene que considerar la relevancia de elegir maquinaria de bajo consumo. De este modo, el ahorro se multiplica por el lado del producto, puesto que con el atomizador adecuado solo se empleará lo imprescindible.

Por otro lado, también se economiza en energía y en tiempo de aplicación. Todo ello, a la postre, se traduce en mayor productividad y una eficacia más alta, en donde Teyme es experto.


¿Cómo elegir un atomizador para mis cultivos?


Actualmente, en el mercado existen una gran cantidad de atomizadores con características diversas. Por este motivo, a la hora de elegir, el agricultor puede dudar y no conocer al 100% cuál es el atomizador más adecuado para las necesidades concretas de su plantación. En este caso, elegir un atomizador de calidad, que cumpla con los estándares y se adapte a los requerimientos y cultivos es clave para prolongar su uso muchos años y obtener grandes resultados en la aplicación del tratamiento.

Entre otros, se debe tener en cuenta la velocidad y
  el consumo de la máquina; la presión y el caudal;  el tipo de pulverización, así como el número de canales o la posibilidad de deriva. Pero, especialmente, es muy importante elegir un atomizador adecuado en función de los cultivos en los que se vaya a utilizar. En Teyme, por ejemplo, disponemos de una gran variedad de atomizadores, cada uno de ellos con unas características concretas para cubrir cualquier necesidad del agricultor y poder elegir la mejor opción en función del tipo de cultivo.

Si estás interesado en comprar un atomizador, nuestro equipo te ofrece un asesoramiento personalizado gratuito, para que puedas obtener la máxima funcionalidad y rendimiento en tu nueva maquinaria agrícola. No dudes en contactar con nosotros para ayudarte a encontrar la mejor opción.

Articulos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.  Aceptar