La próxima Política Agrícola Común y la protección de cultivos

01 Octubre 2018 | Blog
array(4) { ["token"]=> string(32) "v5tefgl66a8nze25npz3uc83xk6kwef1" ["user"]=> string(0) "" ["location-teyme"]=> string(2) "es" ["lg-teyme"]=> string(2) "es" }

Política Agrícola Común 2021-2027 


En pleno proceso de negociación de la próxima PAC (Política Agrícola Común), que abarca el periodo 2021-2027 y cuyo primer presupuesto se sitúa en 365.000 millones de euros, la producción integrada juega un papel determinante al reflejar en buena medida la tendencia de la sociedad actual, que demanda unos alimentos suficientes, de calidad y seguros, junto al máximo respeto del medio ambiente, preservando los recursos naturales.


Este sistema de producción agraria contempla también la protección de cultivos y la diversidad genética, en aras de una mejor conservación del suelo y el paisaje, ampliando a la vez el abanico de posibilidades alimentarias.


Las primeras líneas de actuación de la futura PAC también indican como prioridad la protección de los agricultores respecto a la excesiva volatilidad de precios y de las crisis de mercado. Para ello, pretende ayudarles a invertir en la modernización de sus explotaciones, manteniendo comunidades rurales viables, con economías diversificadas, capaces de crear y mantener puestos de trabajo en la industria agroalimentaria.




Producción integrada 


La producción integrada necesita también de un parque de maquinaria agrícola actualizado, de última generación, como herramienta imprescindible para aumentar la eficiencia y los rendimientos. No solo referido a tractores o equipos automotrices, sino también a toda suerte de implementos empleados en función de cada tarea, entre ellos los pulverizadores agrícolas, ya sean suspendidos, arrastrados o incluso autopropulsados.


Y como la protección de cultivos se erige en otra de las líneas de actuación de la próxima PAC, son precisamente los pulverizadores agrícolas quienes cobran protagonismo como herramienta imprescindible para mejorar las producciones y respetar el entorno. La preocupación en Europa por esta materia queda patente con la desaparición del pago verde (greening) en la PAC 2021-2027, después de que el Tribunal de Cuentas de la Comisión Europea considere que no ha cumplido con los objetivos medioambientales y que solo ha añadido complejidad a su tramitación.


Uso de fitosanitarios y medio ambiente


En la actual campaña PAC ha entrado en vigor la prohibición del uso de fitosanitarios en las Superficies de Interés Ecológico (SIE), que son el 5% de tierras que deben dejarse de barbecho con cultivos fijadores de nitrógeno -como las leguminosas-, las forestadas o las dedicadas a agrosilvicultura, y que sirven a los agricultores para cobrar la parte de sus pagos directos correspondiente a la capa verde (greening).


Una resolución aprobada por el Parlamento europeo apuesta por una agricultura y ganadería más responsables con el medio ambiente, volcadas definitivamente con la innovación, la investigación y las prácticas de agricultura inteligente. La producción integrada, a diferencia de la ecológica, permite la utilización de productos agroquímicos de síntesis (abonos, pesticidas, etc.), si bien se busca hacer un uso mínimo de los mismos, y está restringido en las Normas Técnicas específicas de producción para cada cultivo, y solo permitida si no existen otras alternativas viables. Pero, sobre todo, la nueva PAC debe permitir a quienes se dedican al campo proveer comida de alta calidad a los ciudadanos europeos, lo que va requerir inversiones permanentes en maquinaria agrícola.


Sea como fuere, el debate de la PAC 2021-2027 está abierto y permanecerá así todavía durante unos meses. Cada Estado debe fijar su posición y en España el Gobierno central trabaja para unificar los intereses dispares de las comunidades autónomas. 


Lo que parece claro es que se dará un paso más en términos medioambientales, con apoyos a través de regímenes voluntarios. La agricultura se profesionalizará aún más, la maquinaria agrícola en sus diferentes variantes es y será imprescindible y, en el nuevo escenario que se avecina, los pulverizadores agrícolas reforzarán su terreno como aliados en el desarrollo de las buenas prácticas agrícolas.


Articulos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.  Aceptar