Los pulverizadores agrícolas y la agricultura integrada

11 Julio 2018 | Blog
array(4) { ["token"]=> string(32) "y7usmmiwkmho0n0hnjmtjf95pm3khg4n" ["user"]=> string(0) "" ["location-teyme"]=> string(2) "es" ["lg-teyme"]=> string(2) "es" }

Agricultura Integrada: minimizar los impactos de agentes externos para asegurar los rendimientos previstos


Leemos y escuchamos la palabra 'sostenibilidad' y en la mayoría de los casos nos suena a un concepto joven, adosado a la Agricultura 4.0. No obstante, el término aparece en el Informe Brundtland de la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, que data de 1987. Se habla de "aquel desarrollo que responde a las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras". ¡Hace poco más de 30 años! Tanto o tan poco.


Algunos de los factores condicionantes de la evolución, a los que hoy en día continúa apelándose, ya estaban presentes en aquellos tiempos. Sobre todo uno: el progresivo aumento de población, unido a la esperanza de vida. Más personas que alimentar, más alimentos a producir. Exigencia mayor para la Agricultura, por otro lado, vigilada de cerca por su vínculo inseparable con el medio ambiente.


La explosión demográfica está prevista, sobre todo, en África y Asia-Pacífico, zonas que en general evolucionan muy lentamente a niveles económico y social. Carecen de capacidad de autoabastecimiento suficiente, sobre todo en términos de variedad alimentaria, por lo que los productores extranjeros, especialmente de Europa y América, entran en acción.


Precisamente en estos dos continentes más avanzados ha triunfado una corriente de opinión en sus sociedades dirigida a impulsar lo que se conoce como 'agricultura razonada'. Un sistema de producción integrada, a caballo entre la 'agricultura convencional' y la 'biológica', que minimiza el uso de plaguicidas, fertilizantes y abonos líquidos y trata de reducir el consumo de agua para ajustarlo a las necesidades concretas de cada caso. En esta línea, resulta inevitable destacar el papel de los pulverizadores agrícolas.


El papel de los pulverizadores agrícolas


No obstante, al margen de otras consideraciones, los pulverizadores agrícolas juegan un papel importante en este sentido porque facilitan la aplicación de productos fitosanitarios para controlar malas hierbas, plagas, enfermedades, etc.


Hay pulverizadores agrícolas de diferentes tipos, en función de la forma en que se ejecuta la aplicación y el transporte de producto: manuales, hidráulicos, neumáticos (nebulizadores), hidroneumáticos (atomizadores), centrífugos, térmicos, autopropulsados, etc. Con independencia del elegido, probablemente sea tan importante una correcta selección de la boquilla por la que termina filtrándose el producto.



La agricultura razonada: una necesidad


La 'agricultura razonada' contempla un gran número de prácticas agrícolas. Analiza la situación de los suelos para elegir los métodos más apropiados de conservación, selecciona las variedades adecuadas para las condiciones climáticas de la zona y utiliza herramientas y sistemas que preserven los recursos, con atención especial a los hídricos.


Incluso se puede recurrir a sueltas de insectos depredadores de plagas como mecanismo de protección, aunque antes hay que conocer los umbrales -cantidad de plaga- que cada cultivo tolera para tomar las medidas oportunas de control.


Futuro de la agricultura: mayor productividad y menor impacto ambiental


La apremiante demanda de alimentos que se avecina llevará al límite las capacidades productivas mundiales. Se pueden alcanzar niveles de producción hasta ahora desconocidos. Dado que no hay previsiones de incremento en el planeta de las tierras cultivables, se hace vital la búsqueda de métodos que, reduciendo el impacto ambiental, consigan dar respuesta a semejantes niveles de exigencias con mayores rendimientos.


Los agricultores ya no podrán permitirse el 'lujo' de trabajar abiertos a la posibilidad de pérdidas o reducciones notables de las cosechas. Ganará terreno la 'agricultura controlada', entendida como el método de producción que minimiza los impactos de agentes externos incontrolables y asegura -salvo situaciones extraordinarias- los rendimientos previstos. Puede utilizarse tanto en suelos urbano como rurales, e incluye desde grandes invernaderos profesionales hasta fincas verticales, explotaciones de diferentes tamaños, huertos urbanos y los cultivos hidropónicos. 


Sobre los productores agrícolas ha recaído siempre la enorme responsabilidad que supone alimentar a la población. Ahora, además, sufren otra vuelta de tuerca y deben hacerlo con la exigencia de sostenibilidad del medio ambiente, para lo cual cuentan con el apoyo de una tecnología cada vez más avanzada, que incluye una amplia variedad de pulverizadores agrícolas. La 'agricultura controlada' continuará su avance, pero serán el conocimiento y la experiencia de los profesionales quienes hagan el resto a la hora de elegir los métodos a utilizar con el objeto de aumentar la productividad.

Articulos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.  Aceptar