Prevención de riesgos laborales para el uso de maquinaria agrícola

10 Junio 2021 | Blog
array(4) { ["token"]=> string(32) "csht7wohyg0ik9ff7yzfhahb85sagxah" ["user"]=> string(0) "" ["location-teyme"]=> string(2) "es" ["lg-teyme"]=> string(2) "es" }
Aunque en la mayor parte de los países desarrollados ha disminuido el número de accidentes relacionados con el uso de la maquinaria agrícola, aún queda mucho por hacer en este sentido. A lo largo del último medio siglo algunas implementaciones, como por ejemplo las cabinas de seguridad de los tractores, han contribuido a mejorar la seguridad de las personas que desempeñan su labor en el campo.

En la actualidad existe un conjunto de normas que regulan la prevención de riesgos en agricultura, pero se trata de directrices de difícil ejecución por parte de los responsables de explotaciones. Algunas particularidades del sector, así como el tratarse de un ámbito en el que trabajo y familia van de la mano, se perfilan como factores de resistencia.

Prevención de riesgos laborales agrícolas


Ateniéndose a las cifras, podría afirmarse que un 3 % de los trabajadores agrícolas sufren un percance de gravedad al año. Se trata de datos estadísticos aportados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que ponen de manifiesto la importancia de contar con protocolos estrictos de seguridad, así como de normas de fabricación de maquinaria agrícola que contribuyan tanto a minimizar el número de estos accidentes como su impacto en la salud de las personas.

En cuanto a las causas, son diversas. El personal del campo trabaja en un entorno aislado. Y, en muchos casos, el agricultor ha convivido con la maquinaria toda su vida, de modo que no la percibe como peligrosa. Además, la intensidad de las jornadas es otro factor de riesgo.

Seguridad con el uso de la maquinaria agrícola


La llamada «directiva de seguridad en las máquinas» (Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo del 17/05/2006, referencia 2006/42/CE) es el actual marco normativo europeo que regula la homologación CE de la maquinaría. En su artículo 2 se determina que solo podrán ponerse en el mercado máquinas que no comprometan la seguridad de sus usuarios ni supongan un riesgo para elementos colaterales, como bienes o animales. Por tanto, no hay una homologación de carácter administrativo que sea necesario cumplir para comercializar un equipo. Solo en ciertos casos, en los que la máquina se considera extremadamente peligrosa, es necesario superar un examen de este tipo.

La forma en la que los fabricantes de maquinaria agrícola avalamos la seguridad de nuestros productos, es priorizando que dicha seguridad sea una parte integral del diseño de la máquina, estableciendo los siguientes principios de actuación:

  1. Han de eliminarse al máximo los riesgos potenciales para el usuario
  2. Han de adoptarse medidas de protección asociadas al uso de la máquina.
  3. El usuario ha de estar al tanto de los posibles riesgos residuales derivados del accionamiento de la máquina.


En TEYME, por ejemplo, cumplimos con todas las directrices y aplicamos nuestros protocolos de seguridad para garantizar que nuestra maquinaria agrícola sea eficiente, de calidad y ofrezca la seguridad necesaria a los agricultores, minimizando cualquier factor de riesgo y priorizando la seguridad. Además, ofrecemos formación tanto a nuestros distribuidores como a todo agricultor que adquiere nuestra maquinaria, para asegurarnos de que nuestros equipos se usen de forma correcta, ayudando así en la prevención de los riesgos laborales.


Recomendaciones para evitar riesgos laborales en la agricultura


A pesar de que, en general, se piensa que los accidentes tienden a suceder espontáneamente, lo cierto es hay muchos factores que inciden en la seguridad cuando se usa una máquina agrícola. Por ejemplo, decantarse por el equipo más barato puede ir en detrimento del nivel de seguridad, bien porque el equipo carezca de los elementos de protección recomendados o porque el diseño de la máquina sea defectuoso. 

La prevención, en cualquier caso, resulta crucial, y su impacto siempre es notable en el grado de seguridad alcanzado. Puede aplicarse en forma de procedimientos para un manejo seguro de la maquinaria o, directamente, en el punto de origen del equipamiento, en la fábrica, mediante la observación de escrupulosas normas de calidad. El hecho de que el control técnico de seguridad sea llevado a cabo por el fabricante permite que el procedimiento se beneficie de su cualificación e información sobre cada máquina.

Requisitos mínimos de seguridad en la maquinaria agrícola


Los requisitos mínimos de seguridad en la maquinaria agrícola se encuentran agrupados en la Norma ISO-UNE-EN 4254/1, anteriormente UNE-EN 1553, referida a todas las máquinas agrícolas o forestales. Algunos de los más destacados son los siguientes:

  1. Han de declararse el nivel sonoro y las vibraciones del puesto de mando en la información que se entrega al usuario
  2. El espacio mínimo entre mandos y partes fijas habrá de ser de 50 milímetros para palancas que se accionan con una fuerza superior a 100 N. En caso de que sea menor, el espacio mínimo será de 25 milímetros.
  3. Se aplicarán las normas C (de tipo general), respecto al contacto con elementos móviles o ruedas.
  4. Ha de dotarse de un entorno seguro de acceso para usuarios que se encuentren situados a más de 550 milímetros del suelo.
  5. Las escaleras de la máquina han de tener una inclinación entre 70 y 90º en relación con la horizontal, disponer de peldaños sucesivos y ser antideslizantes.
  6. Los asideros y barandillas deben tener tres puntos de apoyo.
  7. Las plataformas que se adhieran a la máquina han de tener la superficie plana. Esta debe disponer de un desagüe y protección para los pies.

Por otra parte, ha de atenderse a la protección contra peligros mecánicos. En ese sentido, ha de tenerse presente lo siguiente:

  1. Aquellos elementos móviles involucrados en el sistema de transmisión de potencia estarán protegidos o suficientemente alejados para evitar el contacto.
  2. Ha de respetarse la norma EN 292, que establece que en las zonas de acceso tienen que usarse resguardos fijos.
  3. Cuando se trate de elementos a los que se acceda con frecuencia, los resguardos deberán tener un sistema de apertura; normalmente un enclavamiento automático o bisagras.
  4. Debe haber un pictograma sobre el elemento de resguardo.


Para terminar, se recuerda que el proceso de innovación agrícola ha de ir parejo al desarrollo de normas de prevención de riesgos laborales. Estas siempre son positivas, contribuyendo a la eliminación de accidentes en todos los flujos de trabajo que impliquen el uso de maquinaria.

Articulos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.  Aceptar