Pulverizadores agrícolas para maíz

13 Setiembre 2018 | Blog
array(4) { ["token"]=> string(32) "7y5ob5qr9oodbhxq7xnn5bp05q0tgs87" ["user"]=> string(0) "" ["location-teyme"]=> string(2) "es" ["lg-teyme"]=> string(2) "es" }

El cultivo del maíz


El maíz (Zea mays) es uno de los principales cultivos mundiales. Originario de América, llegó a Europa con los primeros viajes de Colón, para extenderse con posterioridad a África y Asia. Hoy en día, se produce en numerosas zonas del planeta dadas sus diferentes aplicaciones, que van desde la alimentación humana y animal, pasando por variados usos industriales (producción energética, textil, bebidas alcohólicas, etc.) e incluso como enmienda orgánica, al triturarse su tallo y agregarse a los suelos.



Es una gramínea de ciclo anual, que alcanza una altura entre 1,5 y 3 metros, tallos gruesos (>15 mm), macizos, hojas anchas (2-10 cm), con nervio central marcado. Al margen de otras consideraciones edafológicas, en materia de siembra, riego, necesita para su desarrollo unas cantidades concretas de elementos minerales.


Los elevados rendimientos que ofrece (puede alcanzar los 10.000 kg/ha) lo convierten en una alternativa muy atractiva. Asimismo, la protección de cultivos, un elemento esencial en la actividad agrícola, cobra si cabe mayor protagonismo en este caso, dado su alto grado de exposición a distintas especies de insectos y ácaros causantes de plaga. Otro posible factor perjudicial es la proliferación de malas hierbas.


Algunos estudios apoyados en consultas realizadas entre agricultores sitúan a los taladros (Sesamia nonagrioides y Ostrinia nubilalis) como los elementos más preocupantes por su impacto, aunque también pueden afectar el Gusano de Alambre, los Gusanos Grises, la Piral del Maíz, la Bacteriosis, la Roya o el Carbón del Maíz. 


Pulverizadores agrícolas para maíz


Para hacer frente a estos factores de riesgo pueden utilizarse métodos mecánicos y químicos, con la aplicación de productos fitosanitarios ya sea en la pre-siembra, en pre-emergencia (tras la siembra y antes del nacimiento) y post-emergencia (una vez brotado y en condiciones de desarrollo). Entre los medios técnicos encontramos los pulverizadores agrícolas, fabricados con tecnología que permita cumplir las exigencias actuales.


La gestión integrada de cultivos y plagas es la base en la protección de cultivos, lo que requiere profesionales cualificados en la aplicación de productos fitosanitarios, conocedores de la importancia de seguir las instrucciones de los equipos, productos y técnicos.


Un cultivo de la altura del maíz requiere unos tipos de pulverizadores agrícolas muy concretos, se trata de equipos herbicidas. En este sentido, desde Teyme hemos presentado la nueva línea de herbicidas suspendidos HS1, compuesta por equipos de gran robustez, durabilidad y precisión. Están disponibles con depósitos de 1.100, 1.300, 1.600 y 1.800 L de capacidad y barras de 12, 14, 15, 16, 18 y 21 metros de longitud. Se trata de una gama de pulverizadores agrícolas diseñados para satisfacer las expectativas de las explotaciones agrícolas de cereales y hortalizas más exigentes. Entre los principales beneficios de esta nueva línea de herbicidas cabe destacar una mayor eficiencia, así como una mayor productividad en las explotaciones. 



Nuestra oferta para aplicación de productos fitosanitarios en maíz incluye también la gama de pulverizadores agrícolas suspendidos SGA (desde 200 hasta 1.200 L de capacidad, para barras manuales, interfilas y pistolas).


En cualquier caso, para un correcto manejo de los productos fitosanitarios se deben seguir estrictamente las normas de seguridad correspondientes. Se desaconsejan los tratamientos con temperaturas por debajo de 5ºC o superiores a 30ºC, ni cuando el maíz sufra condiciones de estrés por factores meteorológicos.



Articulos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.  Aceptar